El Arte de Convencer
Todos los Superhéroes tenemos un escondite, ¡nos has descubierto! →
el arte de convencer

Hablar en público no es tarea fácil. Pero convencer sobre aquello que se está diciendo es verdaderamente un arte y sobre todo en publicidad. Transmitir y conseguir los objetivos deseados es una habilidad fundamental en nuestro sector, no solo a la hora de realizar estrategias creativas: también cuando hay que defender un proyecto ante el cliente. No se trata de manipular sino de argumentar aportando pruebas o razones para justificar algo como verdad o acción razonable.

La veracidad es la principal característica de la argumentación si quieres que la relación sea fructífera para ambas partes. El arte de argumentar fue cultivado por los griegos principalmente: filósofos como Aristóteles, Sócrates o Platón criticaban a todos aquellos que no utilizaran la verdad en la argumentación, que es razonamiento, inferencia y esencialmente su propósito es convencer, hacer cambiar de ideas, decisiones de un interlocutor.

Aprender a argumentar (y por lo tanto a convencer) requiere tiempo y dedicación; existen algunas pautas que sirven como ayuda a la hora de tener que exponer razonamientos convincentes:

1. Medir la duración del discurso (presentación en el caso de las agencias) para que no se haga aburrido pero tampoco tan corto que nos obligue a no incluir datos fundamentales para justificar el trabajo realizado.

2. Presentar las ideas en orden, es decir de manera natural: primero la idea y luego las razones de la misma.

3. Partir de premisas fiables. Si las razones son débiles la conclusión lo será también. Es por ello imprescindible presentar solo aquellas razones que merezcan la pena resaltando su importancia y descartando aquellos datos que sean inútiles o poco fiables.

4. La puesta en escena es muy importante. La postura, la voz y los gestos son una herramienta primordial a la hora de convencer y que hay que aprender a utilizar correctamente. Se trata de transmitir la seguridad que inspira el trabajo realizado y explicar cada punto y estrategia claramente.

5. Utiliza distintos tipos de argumentos. Si el cliente/receptor no está de acuerdo contigo, dependiendo de su razonamiento puedes utilizar diversas tipologías de argumentos: racionales (se basan en ideas y verdades aceptadas por la sociedad), de hecho (se basan en pruebas observables), de ejemplificación (aquellos que se basan en ejemplos concretos) y de autoridad (se basan en la opinión de una persona reconocida).

 

Acerca de: Impulso Creativo Publicidad

Impulso Creativo Publicidad I La única Agencia de Publicidad que tiene en plantilla a un Superhéroe 🙂 . Desarrollo de Marca, Marketing Directo, Campañas Publicitarias, Online (Posicionamiento web (SEO), Social Media, Generación de contenidos,...), Diseño Gráfico.

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>